ePrivacy and GPDR Cookie Consent by TermsFeed Generator

Torre de Cambio de agujas
Proyecto de Conservación Y Restauración de la antigua Torre de Cambio de Agujas. Estudios Previos. Reforma y Adecuación de la torre, nuevo edificio anexo y acondicionamiento de sus espacios exteriores. Sevilla. 2015

Proponemos la creación de un complejo denominado VivAC, Vivero de Actividades Culturales “Los Humeros”, conformado por la antigua torre de Cambio de Agujas recuperada como un volumen vacío vertical y por un edificio-taller adyacente. La torre presenta unas características únicas e irrepetibles que la capacitan para albergar un nuevo espacio de creación, representación, exposición y proyección cultural para la ciudad.


Es un edificio en el que pueden confluir varios objetivos que perseguimos: Mediante el reciclado respetuoso, con una mínima, casi podría denominarse «cirugía arquitectónica», recuperar y acondicionar un superviviente de la época de la Estación de Córdoba con su presencia y arquitectura, a la vez que dotaríamos a la ciudad de Sevilla de un espacio diferente de creación cultural. 


Un edificio industrial de servicio junto con una ampliación adyacente se revaloraría convirtiéndose en un nuevo lugar de creación, promoción y disfrute culturales.

La propuesta que aquí se expone consiste en dos fases: una primera que conllevaría la construcción del taller a nivel inferior y el acondicionamiento de los espacios exteriores que conforman la parcela y la segunda que comprendería la recuperación propia de la Torre y su adecuación al nuevo uso.


Esta propuesta de intervención se basa en el respeto y la puesta en valor del edificio existente y su entorno. 



Así y siguiendo la normativa aplicable sobre la torre no se practicaría actuación ninguna salvo las necesarias para la subsanación de deficiencias y para la unificación espacial interior, que permita un uso que revalorice sus características. Por ello se llevarán a cabo tareas de demolición de los elementos que entorpecen el interior en todos sus niveles, incluyendo la escalera interior que se entiende prescindible cuando la exterior perimetral se restaure y recupere para su funcionamiento.


La parcela sería vaciada para permitir la construcción del volumen que aloje el taller y, nuevamente siguiendo la normativa de aplicación, no sobrepase la cota de la calle Torneo, evitando así interrumpir la visión desde ésta del margen opuesto del río.


Aprovechando el vaciado, entre la torre y la calle Torneo se construiría una zona de servicios que, si bien accesible a cota del taller, no sería vista desde la calle al encontrarse a cota inferior que ésta y oculta bajo una nueva zona de acceso para carga y descarga tanto para el taller como para la propia torre.

De otro modo dicho, la pasarela actual de acceso a la torre se prolongaría hasta la calle Torneo posibilitando el acceso desde ella y cubriendo la zona de servicio.


TALLER


Dado que el volumen del taller es el que albergaría los usos definidos podemos liberar la torre de cualquier elemento constructivo definitorio de espacios y poner así su interior al completo a disposición de las actividades y eventos que se quiera desarrollar en él.

El taller es un espacio único que albergaría los usos fijos como la radio y un núcleo húmedo además de otras actividades temporales como talleres artesanales, actividades para niños y adultos, clases de gimnasia, música y teatro y trabajo de oficina para la gestión de todas ellas, que estarían sujetas a horarios y momentos del día, la noche o de la semana. 

Si bien este programa de usos se desarrollaría de manera flexible dentro del taller, no se pretende alojarlos en un espacio totalmente diáfano, ya que según afluencia de público y tipo de actividad pueden reclamar determinadas condiciones espaciales. Más bien se busca ofrecer las condiciones que permitan la implantación de una variedad de actividades de distintas escalas en diversos tipos de espacios y que puedan funcionar simultáneamente. 


Los espacios amplios son apropiados para grandes grupos de trabajo; para grupos reducidos los espacios deben adaptarse al cambio de escala. Para ello disponemos tres “pilares” huecos que albergarían particiones móviles –transparentes o traslúcidas- a modo de cortinas que podrían ser colocadas en función de las necesidades y requerimientos que cada actividad demandaría.

Ello permitiría al usuario apropiarse del espacio de manera personal y temporal y diversifica al máximo las posibilidades de uso.

El taller es un vivero transparente. Una construcción a base de estructura metálica y vidrio que, a pesar de estar a cota inferior que la calle, asegure una iluminación natural acorde al uso previsto. 

Se accederá a él desde la plaza de acceso que se libra. La zona sur será susceptible de albergar las diferentes actividades y es donde se encuentran esos “pilares”-armario para recoger las particiones. Con estas premisas las opciones de organización espacial son múltiples y estaría en la programación de las actividades la disposición de salas más o menos amplias y transparentes.

Un núcleo húmedo separa esta zona de la norte, más vinculada a la torre por su cercanía física que albergaría los usos propios de la radio junto con una sala de uso múltiple y una zona de despachos compartidos destinados a la gestión de cuantos colectivos se impliquen en el VivAC.


Naturalmente se crearía una conexión directa entre la sala de usos múltiples y la terraza exterior, a fin de que ésta sea continuación física de aquella.

Una barra para dar un servicio de hostelería ocasional vinculado a las actividades programadas por la radio o los colectivos del VivAC se instalaría como continuación del núcleo húmedo, pudiendo por tanto servir tanto a una parte del taller como a la otra.


Esta barra actuaría a la vez como punto de venta y recogida de entradas para acceder a las actividades que se programen en la torre.

De ahí el público sería guiado al extremos noreste donde emergerá del volumen del taller una estructura que incluirá el elevador hasta la planta primera de la torre. Este asegura la accesibilidad a este nivel a través de una pasarela que comunica con la existente perimetral. 

Igualmente localizada en este ámbito se encontraría la escalera que vendría a completar la circulación vertical que circunvala la torre. De manera que siempre en sus fachadas cortas se encuentran los tramos de escaleras. A ellos puede unírsele el acceso actual a través de una pequeña rampa del lado norte de la torre, el cual por motivos funcionales se mantendría.

En la zona sur, desligada del taller, otra estructura de similares características albergará una escalera que servirá para el recorrido alternativo de evacuación que dirigirá a los usuarios al nivel de la calle Torneo en caso de emergencia.


TORRE


La Torre de Cambio de Agujas tan solo sufrirá por el exterior los trabajos pertinentes para su conservación, que a partir de los resultados de los análisis exhaustivos pertinentes, se centrarán si necesario en la cimentación, la estructura portante mural, la fábrica vista, las carpinterías metálicas y de madera, la cerrajería y la cubierta.

En el interior se propone la apertura del primer forjado y su conversión en galería perimetral, posibilitando un espacio “escénico” vertical susceptible de acoger eventos de radio con público o sin él, conciertos de música, conferencias, exposiciones etc. y potenciaría la investigación espacial que desembocaría en espectáculos de teatro producidos en la Torre u otros que se adapten a sus características.

Partiendo de las características de la torre, las actividades y espectáculos creados o adaptados a ella podrán abarcar diversos géneros; desde aquellos vinculados a Radiópolis y a la música en pequeño formato pasando por el teatro y la danza y llegando a aquellos dirigidos al público infantil, sin duda el más importante y exigente. Pero además, la flexibilidad de la cual estaría dotado este espacio se prestaría igualmente a albergar exposiciones o conferencias.


El denominador común será siempre la cercanía al artista, al foco de atención, sea este móvil o no, o al público, según se mire.

La torre se dividiría por tanto en dos alturas. Por un lado, la inferior o planta baja, se convertiría en el espacio “escénico” y de público; por el otro, el nivel superior acogería la técnica necesaria de apoyo para dichos eventos. El nivel intermedio albergaría una pasarela perimetral que podría acoger igualmente público.

Así se pondría un espacio existente y vacío a disposición del desarrollo y representación de actividades culturales en Sevilla; un espacio escénico de características extraordinarias que incorpora además su condición inevitable de espacio para el público.


Se recuperaría el acceso exterior perimetral para evitar ocupar con circulaciones la ya de por sí reducida planta. Por esta escalera que circunvala la torre se accedería tanto a la galería como a la técnica.

En el interior, el usuario se encontraría dentro de un prisma de base rectangular, donde coincidirían escena, público y técnica, siguiendo una secuencia ascendente.

Este esquema vertical constituye la diferencia con respecto a otros espacios escénicos, ya que un espectáculo que aquí se represente inevitablemente deberá decidir el posicionamiento de estos tres usos, incorporándolos como un elemento más.

La verticalidad del espacio le otorgaría sin duda un dramatismo, una radicalidad que el evento deberá saber aprovechar; deberá explorar las posibilidades que el espacio-escena-público-técnica ofrecerán en el marco de la actividad programada.

Aquí entrarían en juego la tridimensionalidad del espacio, tantas veces denostada, los muros y sus revestimientos con los huecos existentes, una posible iluminación natural proveniente de ellos, etc., siendo la acústica un aspecto clave a estudiar desde el inicio del proyecto de arquitectura.


Todo lo expuesto sólo será posible mediante la realización de un proyecto de arquitectura serio, profundo y respetuoso, con vistas de futuro, que tenga como primer objetivo la recuperación de la Torre del Cambio de Agujas para su uso acorde a los parámetros descritos hasta aquí.

Ello pasaría por tratar los siguientes conceptos, a falta, lógicamente, de un estudio más exhaustivo que habría de llevarse a cabo:

En el interior posiblemente proceda por un lado despojar el espacio de aquellos elementos que lo distorsionan y acondicionar sus paramentos, sobre todo en planta alta, donde el aspecto térmico sin duda presentará grandes deficiencias con respecto a lo estipulado por las normas actuales de edificación. 

En este punto conviene subrayar que un proyecto de estas características ofrece sin duda una gran oportunidad de incorporar nuevas tecnologías basadas en energías renovables, respetuosas con el medio ambiente.


La concienciación sobre la necesidad de actuar cada vez más según criterios de sostenibilidad seguramente se consiga de manera más eficaz construyendo ejemplos reales de edificios de pública concurrencia.

Se trata, en resumen, de un reto en multitud de aspectos, como venimos exponiendo, que sin duda traerá grandes beneficios a todas las partes implicadas, incluido por supuesto el usuario final, que somos todos.